Inicio - Index
Criadero - Cattery
Estandar de Raza - Breed Standard
Contacto - Contact
Album de Fotos - Photo Gallery
Album de Videos - Video Gallery

Nuestros Machos - Our Breeding Males
Nuestras Hembras - Our Breeding Females
Camadas y Condiciones - Litters & Conditions
Gatitos Disponibles - Available Kittens
Planes de Cria - Mating Plans
Condiciones para Exportacion - Export Conditions

GATOS BLANCOS Y LA SORDERA

EL OIDO EN LOS GATOS

El sentido del oído o la acción de oír y su alcance se encuentra muy desarrollado en el gato comparándolo con otros animales. El pabellón auricular contiene 30 músculos los cuales hacen posible que la puedan mover en la dirección de cualquier sonido con mucha rapidez, aún más que un perro guardián bien entrenado a escuchar ruidos extraños en un determinado lugar. El hombre cuenta con 6 músculos en la oreja, impidiendo prácticamente cualquier movimiento.

La audición depende de la oreja en gran parte ya que reacciona frente a los sonidos que la envuelven, estimulando el nervio auditivo, que a su vez lo transmite al cerebro. Es pequeña, ancha en su base y aguda en su parte superior, un maravilloso receptor de sonidos. El cartílago que la constituye actúa recolectando las ondas de sonido. En el hombre se encuentra adherida a la cabeza, no así en el gato que lo tiene parado y flexible.

El nervio auditivo del gato posee 40.000 fibras cocleares nerviosas, mientras que en el hombre tiene 10.000 menos, por lo que el gato puede oír notas muy altas que al hombre le es imposible escuchar.
En el
oído interno se encuentran los órganos que controlan el sentido del equilibrio; al estar muy perfeccionados, permiten que el animal se mueva con seguridad incluso sobre estrechas cornisas y que caiga siempre sobre las cuatro patas. Se trata de una característica de importancia vital para los animales que viven en el bosque y trepan con frecuencia los árboles. Si tomamos un gato doméstico, sujetándolo por las patas anteriores y posteriores (con el dorso vuelto hacia el suelo), y lo dejamos caer repentinamente, el animal aterrizará siempre sobre las cuatro patas porque, al cambiar la posición del cuerpo, se manifiestan en él unos reflejos que le permiten recuperar inmediatamente la posición correcta.

Los felinos comienzan a oír entre primera o segunda semana de vida, cuando se abre el canal auditivo externo. Pueden llegar a distinguir entre un quinto y décimo de diferencia de tono si la nota es alta, pero es considerablemente menor si la nota es de baja frecuencia.

El oído de estos animales capta frecuencias de 20.000 a 25.000 vibraciones por segundo. Este sentido es tan limitado en los seres humanos que jamás se percatarían de lo que un gato escucha, ya que éste percibe hasta ruidos ultrasónicos. Quizás sea la razón por lo cual éstos animales prefiere convivir con personas que no hablen muy enérgicamente o griten y prefieren no estar presentes cuando hay discusiones o gritos; en cambio les encantan cuando las personas leen o se sientan para relajarse o hablar suavemente entre sí o con ellos.

Gracias a su agudo sentido del oído pueden reaccionar en forma inmediata, lo que les ha salvado innumerables veces de ser víctimas de un ataque sorpresivo. Este sentido combinado al sentido del tacto permiten que sean muy rápidos, de reacciones instantáneas, virtudes que siempre le han ayudado a sobrevivir.

Existe una anormalidad de origen genético que se manifiesta la sordera en aquellos gatos de pelaje blanco que poseen ojos celestes, en algunos casos donde tienen un ojo azul y el otro de color diferente (anisocromía), el oído del lado del ojo azul no tiene audición, siendo normal en el otro.

LA SORDERA EN GATOS

El término “sordera” implica la pérdida o disminución de la capacidad de oír, sea cual sea la causa (congénita o adquirida). Al contrario de lo que la gente piensa, no sólo afecta a los gatos seniles, sino que puede darse en gatos de cualquier edad. Existen diversos motivos que pueden desencadenar un problema de sordera, y en algunos casos, incluso puede darse desde el nacimiento, por anormalidades en el desarrollo o construcción del oído. Sea cual sea la causa que la provoque, es importante detectarla cuanto antes mejor y aprender algunos trucos para convivir con un gato sordo. De este modo podremos proporcionar a nuestro amigo una vida lo más normal y segura posible.

No siempre es fácil descubrir que nuestro gato es sordo, sobre todo cuando la anomalía sólo afecta a uno de los oídos y se va instaurando progresivamente. Es perfectamente normal que, por ejemplo, llamemos a nuestro gato mientras está durmiendo y no se despierte.

Debemos tener en cuenta que, en determinados momentos, el sueño de nuestros pequeños amigos felinos es extremadamente profundo. Sin embargo ante este tipo de comportamientos lo más conveniente es que empezamos a observar de cerca al animal. Si detectamos que no reacciona con normalidad a los ruidos típicos de abrir y cerrar una puerta, que ya no se da cuenta que cuando abrimos la bolsa de sus golosinas….etc., debemos plantearnos un problema de audición.
Para poder descubrir si nuestro gato sufre este problema, lo primero que debemos hacer es “someterlo” a diversos ruidos, con el fin de ver si reacciona cuando se producen. Para hacer la prueba, es importante que tengamos la preocupación de no provocar vibraciones (por ejemplo, al dar palmas o al golpear la mesa). Es posible que las vibraciones llamen la atención del animal y nos lleven al equívoco.

¿Cuáles son las causas de la sordera?

En el caso de los gatos existe un gran número de causas que pueden provocar sordera. Por una parte, nuestro pequeño amigo puede ser sordo debido a un problema en cualquier punto de este complejo sistema de audición. Según la localización del problema, se distinguen tres tipos de sordera:

  1. La sordera de transmisión, es debida a un problema en el oído externo o en el oído medio. Entre los factores que afectan el oído externo encontramos los tapones de cera, parásitos, tumores, otitis, etc. En cambio en el oído medio encontramos problemas como la ruptura del tímpano u otitis que han sufrido alguna complicación.
  2. La sordera de percepción aparece como consecuencia de una anomalía en el funcionamiento del órgano sensorial (cóclea), en los nervios que llevan la información al cerebro o a las zonas auditivas del sistema nervioso central. Esta anomalía puede aparecer por varias razones: como consecuencia de alguna intoxicación, de un cuadro de hipoxia o por una lesión en el sistema nervioso central. Entre estas últimas causas encontramos un paro cardíaco o respiratorio, traumatismos craneales, hidrocefalia, encefalitis, tec.
  3. Finalmente la sordera mixta es la que suele aparecer en los animales seniles.

¿Cómo detectar un caso de sordera?

Como personas que convivimos con el animal, sin duda seremos los primeros en darnos cuenta de que nos oye menos o que le ocurre algo extraño. Lo más probable es que empecemos a tener sospechas del problema porque el gato deja de girarse o de acudir cuando le llamamos por su nombre, hace caso omiso cuando abrimos la nevera, no se entera del ruido de las tijeras o del bote de la comida…
Por regla general, las lesiones o patologías del oído externo suelen ser curables.
En cuanto detectemos algún tipo de señal que nos haga sospechar de un caso de sordera, debemos acudir a nuestro veterinario. El especialista procederá a realizar un examen del conducto auditivo. Primero lo observará desde fuera y después, con la ayuda del otoscopio, lo examinará por dentro. Si considera que el caso lo requiere, es probable que proceda a posteriores estudios, Audiometria y BAER Test.

Hay ocasiones en que los gatos se ponen muy nerviosos cuando los explora el veterinario. Si nos encontramos en este caso y vemos que nuestro pequeño amigo no se muestra muy colaborador, o si presenta síntomas durante la exploración, es posible que el especialista tenga que recurrir a un cierto grado de sedación. Éste le permitirá llevar a cabo un buen examen sin problemas. Además, si lo considera pertinente, podrá efectuar con tranquilidad una buena limpieza o extraer algún cuerpo extraño que se haya alojado dentro del oído y que puede ser el causante del problema.
En caso de la existencia de un tumor, es muy probable que el veterinario le plantee la posibilidad de someter a su gato a una intervención quirúrgica. Por otro lado, los problemas sensoriales y nerviosos no tienen tratamiento específico. Un ejemplo de ello son los casos de sordera congénita típica de los gatos blancos y ojos azules.

EL GEN DE LA SORDERA

El Blanco dominante W

El alelo W que hace que un gato sea totalmente blanco, es dominante. Este alelo inhibe el funcionamiento normal de las células responsables de la coloración del pelo: no se produce ninguna coloración. Un gato completamente blanco, no obstante, será portador de los genes para rojo/negro, agutí/no agutí, dilución/no dilución, etc. Este gen del blanco dominante es por tanto epistático (camufla el verdadero color del Gato).

Los gatos totalmente blancos suelen tener una mancha de color encima de la cabeza al nacer. Esta desaparece cuando el gato desarrolla el manto adulto. Esta mancha es la que permite que sepamos cual es el color del que es portador el gato.

Los gatos blancos pueden tener los ojos amarillos, azules, verdes o dispares (un ojo amarillo y otro azul). Se ignora como se transmite el color de ojos para estos casos.

Los gatos totalmente blancos son muchas veces sordos: esto es debido a una atrofia del órgano de Corti en el oído interno. La sordera es mucho más frecuente en gatos blancos de ojos azules que de ojos amarillos. Pero igualmente hay gatos blancos de ojos azules que no son sordos y gatos blancos de ojos amarillos que sí lo son. La sordera puede afectar también a un solo oído. Suele ser éste el caso de los gatos blancos de ojos dispares, siendo el lado del ojo azul el que tiene el oído atrofiado.

CERTIFICADO DE NO SORDERA

Las unicas pruebas fiables para asegurar que un gato Blanco oye son la Audiometria y el BAER Test, pruebas de diagnostico que solo pueden ser realizadas por Veterinarios Especialistas.
No es nada recomendable criar con un gato Blanco, porque el criador afirme que oye bien, porque hace ruidos y el gato mira o mueve la cabeza o responde, ya que puede ser sordo de un oido o tener una audicion no completa de ambos oidos. Si piensas en comprar un Gato Blanco para Exposicion o Cria exige al criador que realice al cachorro la Audiometria y entregue Certificado de No sordera.

Realizacion y Explicacion del BAER Test

CRIA DE GATOS BLANCOS

La cria de Gatos Blancos se plantea por tanto como un gran desafio, ya que se deben descartar de la cria todos los gatos con sordera o que al criar produzcan un amplio porcentaje de gatitos Blancos sordos.
Los gatos Blancos que asisten a Exposicion deben presentar un Certificado de No sordera para poder asistir, asi mismo se exige dicho certificado de No sordera para poder dar de alta camadas con padres Blancos.
Todo esto se realiza para limpiar las lineas de Pedigree de antepasados de Gatos Blancos sordos, solo permitiendo la reproduccion a aquellos ejemplares que obtengan un resultado de 100% de audicion en ambos oidos en los analisis de Audiometria o BAER Test.

Segun estudios de diferentes criadores, se ha llegado a la conclusion de que la mayor probabilidad de Sordera se da en gatos de ojos azules, despues con ojos dispares (siendo el gato sordo del oido al que corresponde el ojo azul), y por ultimo los gatos de ojos cobre y verdes que presentan los menores porcentaje de sordera congenita. Aunque siempre hay excepciones como gatos con ojos azules que oyen perfectamente, y gatos de ojos cobre que son sordos.

ENLACES MUY INTERESANTES SOBRE ESTUDIOS DE SORDERA EN GATOS BLANCOS

Jette's Webpage sobre Sordera en Gatos Blancos
Genetica y Sordera en Gatos Blancos
Snow Cats
Estudio sobre Sordera de Gatos Blancos en Dunderkattens
The Pigment Parade
Sordera en Gatos Blancos
Surdite du Chat Blanc
Baer Test. Screening for Deafness in White Cats

TRADUCTOR GOOGLE DE PAGINAS WEB


MONTEGANCEDO*ES. Gatos de los Bosques de Noruega - www.montegancedo.com - montegancedo@gmail.com - (0034) 636 11 65 31 - MADRID - SPAIN
Norwegian Forest Cats - Chats des Forêts Norvégiennes - Gatti delle Foreste Norvegesi - Norsk Skogkatt - Norwegische Waldkatzen - Norske Skovkatte - Norska Skogkatter - Gatos dos Bosques da Noruega